Un poema

Posted on 21st Listopad 2007 in Español

 

UNA CANCIÓN DE CUATRO ESTRELLAS Y UNA MARIPOSA

para Erika

I.

Oh cuando el país al lado del puerto en Rotterdama

Oleó cuando el mar y el único camino de escape

Fue tan grismente coloreado.

Cuando…. oh, el mar.

Marsupiales, venusupiales.

El pecho de un desayuno sin terminar,

Puertas de un baño de bar que no puedes cerrar adecuadamente.

Abundancia de bolsillos vacíos

escritos en una uña con una escoba.

Cuando las murallas eran lo suficientemente anchas

para tres carros de un lado a otro.

Ellos pensaron en concreto, los peces tristodermos.

Venosos, penosos.

El sonido de la certeza del orden y

la necesidad de lágrimas de tortugas

como si los sueños de los ratones

se convirtieran en presa de lechuzas proyectadas,

o una idea de presa en un fresco,

donde yo solía soñar en colores

de cañas del significado de la palabra "sofá".

 

 

II.

 

El gemido de mirlos amarillos suavizado,

el color azul tomó la pequeña mano del jardín:

Era en los momentos de tres "v’s"

cuando la arena en la piel

del asno de Nasreddin

se volvió una broma.

Luz blanca de ayer.

Luz roja de mañana.

Y cuervos, blanqueados por el clima

de erizos frondosos de tres patas.

Las manzanas marinas hicieron rebotes

del agua que voló a hacia las chicas sirvientas

en lanzamientos, donde casi perdimos la vida,

por potes rodados con perros calientes y co.,

pero tienes el septeto de colores de bondecollete,

el agua del pelo púbico,

la brillante y blanca desnudez de un yate.

Oh, corramos, y sigamos los colores de los peces estrella,

antes de que los que lloran golpeen también los pasillos!

III.

Cuantas partes, cuantas cuerdas tienen las boleadoras

en las cuales los caballos que fueron premiados

para ver a la cebolla roja

capturar cargamentos de peces, la cual, mientras lanzaba las redes,

rugía: "La muerte se origina en los gatos!".

Peces de ojos de rocío minados,

amigos y familiares,

amigos, amigos (fábrica de conservas), amigos.

La inversión via trilobites

en los esponsales interdentales,

en el ocre de los charcos de las canastas de flores,

porque puedes capturar la piel cuando corre también.

Oh, esas boleadoras, tanta cercanía

de sus cuerdas!

Que niño sería yo,

si no fuera capaz de desatar el ígneo vuelo de sus lianas.

comments: 3 »

3 Responses to “Un poema”

  1. Henry Psanec napsal:

    Traducción para Neila Stempen y Bob Hooke. Muchas gracias!

  2. Edutaker napsal:

    Great poetry henry… i like very much this lines:

    Que niño sería yo,

    si no fuera capaz de desatar el ígneo vuelo de sus lianas.

    I remember when i was a child
    Congratulations

  3. Henry Psanec napsal:

    Muchas gracias, Edu!

Napsat komentář

Vaše emailová adresa nebude zveřejněna. Vyžadované informace jsou označeny *

*

Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>